¿Tu piel está perdiendo elasticidad?

¿Qué hacer ante la pérdida de elasticidad de la piel?

El inévitable paso de los años ocasiona el envejecimiento y pérdida de colágeno; las células del cuerpo nacen y mueren a un ritmo bastante rápido, y la piel pierde poco a poco su elasticidad natural.

Diversos estudios coinciden, en que el proceso de envejecimiento cutáneo comienza aproximadamente a los 25 años, y, aunque los cambios no se visualizan a simple vista a esta edad, es importante saber prevenir y  realizar los cuidados apropiados para retardar los signos de envejecimiento.

Características básicas

La piel de las mujeres es la más afectada por la pérdida de la elasticidad, especialmente después de entrar en el ciclo de la menopausia, mientras que, en los hombres este proceso tiende a aparecer sobre los 40. Los signos que indican este cambio son:

  • Resequedad constante.
  • Pérdida de brillo y flexibilidad.
  • Aparición de arrugas profundas.
  • La piel se ve más delgada.
  • Flacidez y piel colgante.

¿Qué se puede hacer?

  • Cuidar la ingesta. La mala alimentación es uno de los principales factores que propicia la pérdida de los nutrientes esenciales de la piel, puesto que escasean las vitaminas, fibras, minerales y antioxidantes. Entonces, es fundamental mantener una dieta balanceada para evitar la pérdida de elasticidad de la piel.
  • Hidratación. Beber 2 a 3 litros de agua al día es indispensable tanto para la salubridad del organismo, como de la piel. Así mismo, mantenerse correctamente hidratado permite eliminar toxinas y retrasar un poco el envejecimiento cutáneo.
  • Rutinas de limpieza. Es crucial utilizar un limpiador facial efectivo o rutinas de limpiezas meticulosas que realmente retiren las impurezas de la piel. Esto quiere decir que se deben aplicar tónicos, astringentes y exfoliantes cada cierto tiempo. De igual manera es importantísimo el uso de protector solar y cortar hábitos como el tabaco.
  • Usar cremas reafirmantes. Aplicar diariamente algún tratamiento reafirmante para la piel puede reducir la pérdida de la elasticidad cutánea, ya que potencia la producción de colágeno y ayuda a mantener la piel tensa.
Compartelo ;-)Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¿Puedo eliminar la celulitis sin necesidad de cirugía estética?

¿Puedo eliminar la celulitis?

La celulitis se ha convertido en la pesadilla de las mujeres, e incluso de los hombres,  ya que puede modifica visiblemente la forma de la silueta, promueve la resequedad y la aparición de pequeños abultamientos sobre la piel, también conocido como “piel de naranja”.

A pesar que esta afección en la piel, no es una enfermedad, la celulitis puede afectar emocionalmente a quienes lo sufren, sobre todo afecta a la autoestima de las mujeres, quienes tienen un 90% de probabilidad de tenerla una vez que alcanzan la pubertad.

¿Qué es y por qué aparece?

La celulitis, no es más que la acumulación de tejido adiposo (grasa) en ciertas partes del cuerpo.

La tendencia de tener celulitis, se incrementa en el cuerpo especialmente en la pubertad, puesto que, los cambios hormonales favorecen su aparición, y este se agrava con los malos hábitos como: llevar una dieta pobre en nutrientes y alta en grasas, el sedentarismo, estrés y factores hereditarios, etc.

Existen 2 tipos de celulitis, y dependiendo del tipo que se tenga, será más difícil su eliminación:

  • Celulitis generalizada: es visible en personas que padecen de obesidad y que suelen ingerir altas cantidades de calorías diariamente, sobre todo proveniente de la “comida chatarra”. Como su nombre lo indica, la celulitis está ubicada de forma generalizada en cualquier otra zona.
  • Celulitis localizada: es la que aparece en determinadas partes del cuerpo siendo más común en las piernas, abdomen, muslos y glúteos.

¿Tiene solución?

La verdad es que ambos tipos de celulitis son difíciles de eliminar, ya que la grasa es uno de los últimos elementos que el cuerpo expulsa; y aquella celulitis que se encuentra en los muslos, glúteos y piernas es todavía más complicada de expulsar. Sin embargo, con mucho esfuerzo y dedicación se podrá lograr eliminar esta imperfección sin la necesidad de recurrir a herramientas como la liposucción u otra interveción de cirugía estética.

  1. Practicar ejercicio: La actividad física es esencial en una rutina anti-celulítica. El ejercicio es la principal manera de combatir el exceso de grasa en el cuerpo sobre todo aquellos que sean aeróbicos, como por ejemplo: natación, bicicleta, carreras, caminatas.
  2. Dieta. Igualmente es fundamental tener una ingesta balanceada, reducida en elementos grasosos y alta en fibras, nutrientes y vitaminas que ayudarán a la eliminación progresiva de la grasa.
  3. Uso de cremas anti celulíticas. Utilizar regularmente un tratamiento anti celulítico que actúe en la eliminación de líquidos y toxinas que estén formando las irregularidades en la piel.
Compartelo ;-)Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Todo lo que debes saber sobre la psoriasis

Todo lo que debes saber de la psoriasis

El término psoriasis es bastante común cuando se habla de afecciones en la piel. Se trata de un trastorno crónico, no contagioso y que puede aparecer durante cualquier etapa de la vida; es decir, puede surgir durante la infancia o en la entrada a la adultez.

A pesar de que puede resultar muy alarmante por la apariencia de las lesiones, más del 70% de los casos de psoriasis son leves y sólo el 10% son graves.

Si estas familiarizado con este problema, por experiencia propia o por alguien cercano a tu entorno, seguro que tienes muchas preguntas, aquí te respondemos algunas:

¿Por qué aparecen?

La razón sigue siendo desconocida; sin embargo, de acuerdo a diversos estudios a lo largo de los años se ha llegado a la conclusión de que se trata de una enfermedad relacionada con la genética, la cual se puede desencadenar o agudizar por factores climáticos, estrés, uso de ciertos medicamentos, traumatismos o infecciones y abuso de sustancias tóxicas para el organismo.

Hoy en día se siguen haciendo una gran cantidad de análisis y pruebas para determinar su origen.

¿Cúales son sus características principales?

La psoriasis causa lesiones en la piel las cuales suelen ser de color rojo, presentan un leve abultamiento y están cubiertas de escamas blanquecinas (similares a la caspa) que se desprenden fácilmente de la superficie. Además de estas características y dependiendo de la gravedad de la enfermedad, las lesiones pueden causar estos síntomas:

  • Picor
  • Dolor
  • Resequedad
  • Sangramientos
  • Prurito

¿ Tenemos zonas del cuerpo más propensas y sensibles?

Las áreas del cuerpo que suelen ser más afectadas son los codos, las rodillas, las manos, el cuero cabelludo y la zona baja de la espalda (región sacra); sin embargo, las lesiones pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo

¿Existe un tratamiento efectivo?

Lamentablemente no existe una cura para la psoriasis, pero sí existen diferentes maneras de tratarla y conservar la salubridad de la piel.

  • Tratamientos tópicos. El uso de cremas dermoregeneradoras aplicadas en la zona afectada son los más recomendables. Las lesiones de la psoriasis pueden dañar la dermis, por ello estas cremas evitan la atrofia cutánea y devuelven la hidratación.
  • Son tratamientos con radiaciones ultravioleta y otros tipos, y suelen ser indicadas a pacientes que no han tenido una reacción ante los tratamientos tópicos.
  • Cuidados generales. Abandonar los malos hábitos como el consumo de tabaco, drogas u alcohol, mantener una ingesta saludable baja en grasas, beber abundante agua para tener el cuerpo hidratado y proteger la piel del sol.
Compartelo ;-)Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

8 razones por las que sientes tus piernas cansadas

piernas cansadas

La sensación de cansancio, pesadez y la hinchazón de las piernas son dolencias muy comunes en los adultos, siendo más frecuente en las mujeres debido a las variaciones hormonales que experimentan. Sin embargo, también hay una gran cantidad de factores que potencian esta molestia y que puede afectar la calidad de vida de cualquiera.

Características principales

Además de la contínua sensación de cansancio o pesadez, puede haber otro tipo de síntomas, como por ejemplo:

  • Dolor generalizado en las piernas, y en ocasiones localizado en las varices
  • Hormigueos
  • Calambres
  • Adormecimiento
  • Dilatación de las venas
  • Picor

Causas generales

  1. Inmovilidad: Caminar o trotar promueve la circulación sanguínea. Por ello, pasar largas horas de pie o sentado sin movimiento dificulta este proceso y desencadena la hinchazón y otros malestares.
  1. Insuficiencia venosa: Es un trastorno que ocurre cuando hay una anormalidad en el retorno de la sangre al corazón.
  1. Calor: El aumento de la temperatura favorece la dilatación de las venas, lo cual puede ser uno de los factores de los síntomas de piernas pesadas.
  1. Cambios hormonales: Bien sea durante la menstruación o la menopausia, las modificaciones hormonales pueden desatar una gran cantidad de procesos orgánicos como la retención de líquidos.
  1. Embarazo: El cuerpo de la mujer sufre innumerables variaciones en la gestación y como consecuencia del aumento de peso y posibles edemas, las piernas se ven afectadas.
  1. Alto consumo de sal: La ingesta desmedida de sales puede provocar diversas variaciones en la tensión, y evidentemente, el curso sanguíneo se ve afectado.
  1. Obesidad: Las piernas son el apoyo del cuerpo, y si tienen que sostener mucho más peso de lo que deberían, hay más probabilidades de que hayan consecuencias desfavorables.
  1. Medicinas: Dependiendo de su composición, cierto tipo de medicamentos pueden generar edemas como efecto secundario.

¿Qué hacer?

Si este malestar es leve pero contínuo, se recomienda realizar un tratamiento para piernas cansadas, el cual consiste en aplicar un masaje con cremas especiales vasotónicas, un par de veces a la semana hasta atenuar el malestar.

Si la afección persiste, es indispensable visitar a un médico especializado para determinar cuál es la causa del problema. Probablemente se requiera hacer exámenes específicos como una ecografía o venografía para poder comprobar cuál es el estado de las venas.

Compartelo ;-)Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¿Qué son las pieles atópicas?

piel atopica

También  conocida  como  dermatitis  atópica  o eccema, es  un trastorno cutáneo crónico que suele aparecer en el rostro y en diferentes partes del cuerpo, causando anomalías y lesiones en la piel. Se estima que un promedio del 10% al 20% de los niños puede sufrir de dermatitis atópica durante la infancia, sin embargo no se trata de un problema  pediátrico  porque se estima que un porcentaje de estos pacientes seguirá sufriendo de manifestaciones en la piel durante la adultez, convirtiéndose en una afección crónica.

Formación y características

A pesar de los contínuos avances  y  estudios realizados  sobre estos casos, aún no se ha descubierto cuál es el factor causante de la dermatitis atópica y tampoco una posible cura. Lo que sí está claro es que vivir en zonas altas con climas fríos potencian su aparición.

Otro factor influyente puede ser el hereditario, e incluso ser mujer aumenta las posibilidades de tener una piel atópica.

Entre las características principales del eccema se encuentran:

  • Piel reseca
  • Hinchazón
  • Irritaciones
  • Descamaciones
  • Picor
  • Enrojecimiento
  • Prurigo

Las personas con pieles atópicas suelen ser mucho más sensibles ya que su piel no posee una gran cantidad de proteínas y está visiblemente lesionada.

Zonas afectadas

El  eccema  suele  manifestarse  con  más  frecuencia  en  las  manos,  el rostro, la nuca  y en  las zonas de pliegues como: la ingle, las axilas, los glúteos y detrás de las rodillas; sin embargo, también puede reflejarse en la espalda o el pecho.

¿Cómo cuidarse?

Tener  una piel  atópica  implica  asumir una  serie  de  hábitos de cuidado para mantener una buena calidad de vida, independientemente de que las lesiones no sean visibles. Estas son las cinco recomendaciones a seguir:

  1. Evitar el contacto directo con sustancias y/o cremas que puedan irritar la piel.
  2. Utilizar jabones muy suaves, sin perfumes ni otros químicos.
  3. Usar ropa a base de algodón para evitar irritaciones.
  4. Emplear agua tibia a la hora del baño (con una duración máxima de 10 minutos), y evitar el agua muy caliente o muy fría.
  5. Después del baño diario, es muy  importante usar cremas (de preferencia cremas para pieles atópicas) mientras la piel aún esté húmeda. Esto ayudará a retener la humedad que necesita.
  6. Aplicar una crema dermoreparadora para potenciar la regeneración de la piel.
Compartelo ;-)Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hábitos que propician la aparición de las hemorroides

Hábitos que propician la aparición de las hemorroides

Las hemorroides suelen ser un tema incómodo y evitado en las conversaciones del día a día, pero la verdad es que es un problema que afecta a una gran cantidad de personas e interviene en sus rutinas cotidianas. Se trata de una afección bastante molesta que requiere de un tratamiento específico para las hemorroides y otros cuidados adicionales para que se regularice.

¿Por qué ocurre?
Al contrario de lo que comúnmente se cree, las hemorroides no “aparecen” sino que ya existen dentro del cuerpo humano y son vasos sanguíneos que se encuentran en el tejido mucoso que está en el conducto anal. Cuando el flujo de la sangre es interrumpido, las hemorroides se hinchan y toman una forma similar a pequeños nudos que se esparcen por el ano causando molestias, dolor, comezón y en ciertos casos, sangrados en la zona.
Existen dos tipos de hemorroides:

  • Internas: Son vasos sanguíneos que se inflaman en la parte inferior del recto o dentro del ano, y para ser diagnosticadas, se necesita de un examen rectal.
  • Externas: Son aquellas que sobresalen visiblemente en el canal anal. En algunas casos pueden coexistir hemorroides internas y externas.

Afección común
Las hemorroides son uno de los problemas más comunes y suelen ser frecuentes en hombres y mujeres entre los 40 y 70 años, aunque la edad no es un factor determinante, ya que hay muchos casos de enfermedad hemorroidal en pacientes de 30 años.
También son habituales durante el embarazo y en personas que sufren de estreñimiento, el cual es la principal causa de inflamación de las hemorroides. Entre otro de los motivos puede ser por:

  • Esfuerzo desmesurado durante las deposiciones o en el parto.
  • Permanecer sentado durante largos periodos de tiempo.
  • Irritación en la mucosa anal.
  • Sobrepeso.
  • Tener una dieta poco balanceada y carente de agua.
  • Padecer de enfermedades como cirrosis hepática.

Prevención y tratamiento efectivo
Afortunadamente, la mayoría de los casos pueden ser tratados tan solo aplicando una crema para las hemorroides para desinflamar la zona. A esto también se le incluye un cambio en la dieta de la persona, añadiendo más fibra y nutrientes, y también aumentando el consumo de agua para mantener un proceso digestivo óptimo.
Si el problema persiste y el dolor o malestar no se reduce en los 5 a 7 días de empezar el tratamiento, se requiere atención médica inmediata y probablemente se requiera de exámenes médicos especializados como la anoscopia o rectoscopia.

Compartelo ;-)Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn